El éxito francés “Un cerdo en Gaza” llega a las salas de...

El éxito francés “Un cerdo en Gaza” llega a las salas de cine de España

0 804

un cerdo en gaza

Esta semana llega a las salas de cine de España una nueva película que promete ser un éxito en la taquilla. El director  Sylvain Estibal presenta su primer largometraje, “Un cerdo en Gaza”, una divertida comedia con tintes surrealistas sobre el conflicto entre israelíes y palestinos que se convirtió como una de las sorpresas del cine francés de los últimos tiempos.

Ganadora del premio César a la mejor ópera prima, este filme espera triunfar en España. Su protagonista es Jafaar, un pescador palestino de Gaza que un día, al recoger sus redes del agua, descubre asustado que ha atrapado a un cerdo. Algo tan insólito como divertido. En un principio, piensa en deshacerse del cerdo, pues es considerado impuro para musulmanes y judíos, pero dada su delicada situación económica busca sacar un beneficio de este animal.

La idea del cerdo cuenta con  varios orígenes. Por una parte, un amigo le contó al director de esta película que en Israel existen granjeros que se dedican a la crianza de cerdos y que salvan el hecho de ser impuro  evitando que los animales toquen el suelo, estando mínimo a un metro de altura. A partir de aquí  Sylvain Estibal ideó el argumento de este filme que ha sido toda una sorpresa en Francia.

El iraquí Sasson Gabai lidera un reparto en el que existen más de 20 nacionalidades, incluidos palestinos e israelíes, lo que conllevó n varias complicaciones lingüísticas durante un rodaje ya de por sí difícil para un director habituado a la imagen, pero no tanto a los actores y las actrices.

Por ejemplo, era imposible trasladar cinco cerdos a Gaza durante el rodaje pues estaba reciente un brote de fiebre porcina. Por ello, se eligió a la isla de Malta como el lugar para las localizaciones de la cinta. Encima, durante el rodaje los cerdos complican la vida porque se cansan de forma rápida, solo se pueden hacer una o dos tomas cada vez y, además, los actores se quedan en un segundo plano.

Foto vía Outside in Tokyo